Este circuito nos permite viajar en el tiempo y revivir la presencia de la Compañía de Jesús por toda la región, quienes por unidos por una misma causa y la fe lograron fusionarse con los nativos logrando forjar vastas poblaciones en las extensas selvas del continente sudamericano, consiguiendo superarse especialmente en arte y cultura por encima de las demás colonias.

Históricamente según los registros existentes las Compañía de Jesús fundadas fueron más de 50, pero sólo 30 se estabilizaron y lograron consolidarse enormemente, de las cuales 8 quedaron en el territorio de nuestro país con los límites actuales, siendo ellas las reducciones de San Ignacio Guazú, Santa María de Fe, Santa Rosa, Santiago, San Cosme y San Damián, Itapúa (lugar que ocupa en la actualidad la ciudad de Encarnación), Santísima Trinidad del Paraná y Jesús de Tavarangüe.

El recorrido permite avanzar por las localidades que unidas forman la Ruta Jesuítica, quienes la visitan va apreciando y admirando edificaciones y verdaderas obras de arte llevadas a cabo por los nativos quienes vivían en estas tierras. Los indígenas guiados por los sacerdotes Jesuitas lograron crear un patrimonio Histórico y cultural de gran valor, que fusionado por los hermosos paisajes que ofrece la región se convierten en una experiencia mística y mágica.

La Ruta Jesuítica ofrece una gran variedad de actividades por descubrir y hacer, como visitar las reducciones jesuíticas, o para los más aventureros realizar eco turismo o eco aventura, como también realizar compras de todo tipo de productos. El recorrido y paseo por toda esta ruta es fascinante y sin darte cuenta podes pasar más de un día realizando todo el circuito con la familia o amigos.

Es posible llevar recuerdos de artesanía de la Ruta Jesuítica, siendo esta diversa y rica en cuanto a los tipos, texturas, colores y formas. Esto se puede apreciar en el departamento de misiones, en donde artesanos realizan trabajos sobre lana de oveja, algodón y en madera. Estas verdaderas obras de arte están expuestas a lo largo del recorrido en talleres familiares. Entre los principales elementos de artesanía se puede apreciar hamacas, tapices, colchas cubre cama, cortinas, prendas elaboradas con lana como ponchos y mantas, además de otros varios trabajos.

En Itapúa se puede apreciar un legado de gran valor de los antepasados, en donde muchas personas se dedican a realizar trabajos en artesanía realmente hermosos. Entre estos trabajos el tallado de piedra lo realizan con gran habilidad, pudiendo plasmar en piedra réplicas en miniatura de la arquitectura utilizada en las reducciones.

No podemos dejar de apreciar la gran riqueza de la exuberante naturaleza y avistamientos que todavía se puede observar a lo largo de todo el recorrido de la Ruta Jesuítica, con una gran variedad de especies nativas, que hasta hoy en día son respetadas por todos los lugareños, sin dejar de mencionar los causes de agua que forman parte de toda la región, sumado al agradable clima sub tropical de la zona hacen que este destino turístico denominado Ruta Jesuítica sea de gran valor al momento de que es visitado por nacionales y extranjeros.

Para mayor información podrá acceder a: rutajesuitica.com.py o a goo.gl/u3y82y

Publicidad