Museo Hrisuk


El Museo Hrisuk

Objetos relacionados al arte y la historia del Paraguay conforman la Colección Hrisuk de Encarnación, una de las más grandes del interior con cinco mil piezas.

Billetes, monedas, medallas, pinturas, armas antiguas, juegos de ajedrez, santos tallados, libros raros y cosas que pertenecieron a Stroessner están expuestos en el museo privado, abierto al público.

Reunir la colección que contiene unas cinco mil piezas le llevó al señor Eduardo Hrisuk más de treinta años. Con la llegada del Bicentenario de la Independencia Nacional, en el año 2011, él y su familia decidieron habilitar un museo privado en un gran predio cubierto, para que el público pudiera apreciarla.

Son múltiples series que abarcan desde filatelia y numismática hasta objetos de uso cotidiano de encarnacenos de antaño. En la vitrina destinada al ferrocarril hay boletos de viajes, manuales técnicos escritos en inglés y algunas piezas de trenes. Un conjunto de santos tallados en madera en los talleres jesuíticos y franciscanos, nichos, vitrolas, radios en desuso, aparatos telefónicos, largavistas, planchas a carbón, máquinas de coser, molinillos de café, trompos, relojes de pared y mesa, botellas y frascos antiguos de vidrio devuelven la mirada al modo de vida del ayer.

Un apartado especial ubica las medallas y condecoraciones de guerra, donde se ven réplicas de los reconocimientos otorgados por el Mcal. Francisco Solano López a oficiales y soldados durante la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870). De aquel tiempo infausto es el manuscrito original que permite leer el parte médico de la muerte del Mariscal López. El documento fue redactado y firmado en Concepción, el 25 de marzo de 1870, por los doctores Manuel Cardozo Da Costa y Barboza Lisboa, cirujanos del Ejército brasileño.

Otro manuscrito de incalculable valor histórico es el fallo arbitral firmado en Washington, el 12 de noviembre de 1878, por el presidente de los Estados Unidos de América, Rutherford B. Hayes, otorgando al Paraguay la soberanía del Chaco, en disputa con la Argentina. De la guerra con Bolivia (1932-1935) hay condecoraciones y reproducciones fotográficas de gran valor testimonial.

Un muestrario de armas deja al descubierto variedades de rifles, pistolas, revólveres, sables y cuchillos. Menos bélicas son las tarjetas postales que contienen imágenes de edificios, paisajes y escenas costumbristas que recrean las costumbres en cuanto a moda y arquitectura en el país y, puntualmente, en Encarnación.

La masonería no está ausente. Un madil que perteneció al Mcal. José Félix Estigarribia confirma su participación en alguna logia. Distintas medallas, pines, símbolos y collares ceremoniales completan las vitrinas dedicadas a la hermandad. Juegos de ajedrez realizados en piedras de ónix, ágata; marfil, ébano, cerámica, porcelana y en madera tallada por el escultor Zenón Páez tientan a poner a prueba la habilidad mental.

Pinturas al óleo, una cajita musical de Madame Lynch y objetos que pertenecieron al Gral. Alfredo Stroessner forman parte de la gran colección Hrisuk.

Un paseo por los recuerdos

El Museo Privado Hrisuk se habilitó el 30 de abril de 2011. Se halla montado en un gran salón del Complejo Repsur, sobre la Ruta VII y Padre Antonio Riera, en el acceso de Encarnación a las Colonias Unidas.

Puede ser visitado por el público de lunes a viernes de 07:30 a 12:00 y de 14:00 a 18:00. Los sábados de 07:00 a 12:00. Se abona 10.000 guaraníes en concepto de entrada. Con el dinero recaudado se compran libros para ser donados a distintas escuelas de Itapúa.

Una visita al lugar se convierte en un nostálgico paseo por la memoria histórica del Paraguay.

Cómo llegar al Museo Hrisuk desde la Playa San José

 

12 oct 2017


Por encarnacion.com.py